Dell Children’s Medical Center of Central Texas
Search
Can’t find it?
A - Z index
...

Noticias de salud en español La gripe puede acabar con la vida incluso de los niños sanos, según un estudio Por Steven Reinberg
Reportero de Healthday

LUNES, 28 de octubre (HealthDay News) -- Los niños, incluso los que no sufren de enfermedades graves, pueden morir de la gripe en tan solo 3 días después de que aparezcan los síntomas, advierten las autoridades de salud de EE. UU.

Entre 2004 y 2012, las complicaciones por la gripe acabaron con la vida de 830 niños en Estados Unidos, muchos de los cuales no tenían problemas de salud, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Lo más sorprendente es que el 35 por ciento de estos niños fallecieron antes de ser hospitalizados o durante los 3 primeros días tras la aparición de los síntomas, según el informe publicado en línea el 28 de octubre en la revista Pediatrics.

"Hallamos que estas muertes relacionadas con la influenza pueden producirse en niños con o sin afecciones médicas y en niños de todas las edades, y que muy pocos de estos niños se habían vacunado", afirmó la autora principal, la Dra. Karen Wong, epidemióloga médica de los CDC.

Los investigadores que revisaron esas muertes hallaron que solo se habían vacunado el 22 por ciento de los que tenían una enfermedad de alto riesgo y solo el 9 por ciento de los que no tenían una afección médica significativa.

Wong no sabe por qué tantos niños mueren tan rápidamente. "Aproximadamente un tercio de estos niños mueren en el plazo de 3 días desde la primera vez que se informa de los síntomas", indicó.

Un experto no se mostró sorprendido de que muchos niños que no tenían problemas de salud que fallecieron, lo hicieran sin ser admitidos en el hospital.

"En primer lugar, los padres no se dan cuenta de que la gripe puede ser mortal", afirmó el Dr. Marcelo Laufer, especialista en enfermedades pediátricas infecciosas en el Hospital Pediátrico de Miami.

En segundo lugar, los padres de niños con enfermedades crónicas "conocen mejor el sistema, de modo que vienen antes que los pacientes sanos", afirmó.

Dado que la gripe puede progresar tan rápidamente, la prevención es realmente la mejor estrategia, indicó Wong. "Y por eso recomendamos que cada niño de 6 meses o mayor se vacune cada año", afirmó.

Ya que no se puede vacunar contra la gripe a un niño menor de 6 meses, Wong dijo que es fundamental que las mujeres embarazadas se vacunen contra la gripe para proteger a su bebé, y todas las personas que probablemente estarán cerca del bebé también deberían vacunarse para no contagiar al niño.

Wong señaló que a los niños que contraen la gripe se les ha de vigilar de cerca. Recomienda que se acuda al médico del niño cuando los síntomas aparezcan.

"Eso es sobre todo cierto para los niños con enfermedades de alto riesgo y los que son muy pequeños", explicó. "Estos niños tienen un riesgo especialmente alto de sufrir las complicaciones de la gripe".

Sin embargo, Laufer comentó que llamar al médico no es suficiente. "Es muy difícil para un pediatra con el que se está hablando por teléfono comprender hasta qué punto está realmente enfermo el niño", señaló.

Los padres deberían llevar a su hijo al médico o al departamento de emergencias si está más enfermo de lo que uno esperaría con un resfriado común, indicó.

"Los padres deberían saber que la influenza es mucho más que los mocos", añadió Laufer. "Un niño con influenza es un niño muy enfermo, que está aletargado, tiene menos apetito, no bebe mucho y no orina tanto además de otros síntomas de la gripe", comentó.

Wong añadió que se recomienda seguir un tratamiento antiviral temprano para los niños con un alto riesgo que contraen los síntomas de la influenza. "Esa es otra cosa de la que pueden hablar con su proveedor de atención de la salud", indicó Wong.

Entre los medicamentos antivirales se encuentran Tamiflu, Relenza, Symmetrel y Flumadine.

En el estudio, el grupo de Wong halló que de los 794 niños de los que se conocía el historial médico, el 43 por ciento no tenían una enfermedad que les pusiera en un riesgo alto de morir por la gripe.

Y con respecto a los niños con enfermedades de alto riesgo que fallecieron, el 33 por ciento tenían enfermedades neurológicas, como parálisis cerebral o un trastorno convulsivo, y el 12 por ciento tenían una enfermedad genética que les ponían en riesgo de sufrir complicaciones por la gripe.

El asma, las enfermedades pulmonares, las enfermedades cardiacas y el cáncer también pueden aumentar las probabilidades de un niño de morir por la gripe, indicaron los investigadores.

En Estados Unidos, la gripe causa cada año un estimado de entre 54,000 a 430,000 hospitalizaciones y entre 3,000 y 49,000 muertes, y las tasas de infección más altas se producen en los niños, según los CDC.

Más información

Para más información sobre los niños y la gripe, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Browse Health News

From
...
...