Dell Children’s Medical Center of Central Texas
Search
Can’t find it?
A - Z index
...

Noticias de salud en español El esmog y el estrés materno podrían aumentar el riesgo de problemas conductuales en los niños Por Randy Dotinga
Reportero de Healthday

MARTES, 8 de octubre (HealthDay News) -- Tanto el estrés materno como la contaminación atmosférica han sido señalados como posibles factores contribuyentes a los problemas conductuales en la niñez, pero un estudio reciente sugiere que los efectos dañinos se magnifican mediante la exposición a ambas cosas en el útero.

La investigación no prueba que la contaminación atmosférica y el estrés materno prenatales sean responsables de los crecientes niveles de malas conductas en los niños. Pero los hallazgos sí sugieren que los legisladores deben prestar atención a ambos factores de riesgo, señaló la autora del estudio, Frederica Perera, profesora de ciencias de la salud ambiental de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen de Nueva York, en New Hyde Park, añadió que "hay una interacción aparente. Cada uno ya es malo por su cuenta, pero si se juntan, son peores".

La contaminación se ha vinculado con una variedad de problemas de conducta en los niños. El año pasado, un estudio liderado por Perera halló que las mujeres de los barrios marginados expuestas a ciertos contaminantes en el embarazo eran más propensas a tener hijos con ansiedad, depresión y problemas de atención. Otro estudio vinculó la exposición a la contaminación atmosférica en los niños con una mayor tasa de autismo.

Pero resulta difícil, porque otros factores, como la pobreza o la genética, podrían también aumentar el riesgo de problemas en los niños. Y los investigadores no pueden conseguir una mayor certeza al asignar a algunos niños al azar a ser expuestos a la contaminación.

En el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 7 de octubre de la revista Pediatrics, Perera y sus colaboradores hicieron un seguimiento a 248 hijos de mujeres nacidos en un área de Cracovia, en Polonia, que tiene unos niveles más altos de contaminación atmosférica debido al uso de carbón. Midieron la exposición a la contaminación atmosférica durante el embarazo, dieron seguimiento a la conducta de los niños hasta los 9 años de edad, y monitorizaron lo que llamaron la "desmoralización" (el estrés psicológico y las dificultades de afrontamiento) en las madres durante el embarazo.

Los investigadores definieron las malas conductas en los niños como ansiedad y depresión, una tendencia a romper las reglas y la agresividad.

La ansiedad y la depresión "afectan a la capacidad de los niños de aprender y rendir en la escuela, y a su bienestar futuro", planteó Perera.

El estudio halló que los hijos de madres que estuvieron expuestas a la contaminación atmosférica en el embarazo y que también estaban deprimidas sufrieron un efecto "magnificado" incluso mayor que el de los dos efectos por separado, apuntó Perera. Los investigadores habían ajustado las estadísticas del estudio para que factores como los ingresos familiares no los sesgaran.

En general, apuntó Perera, el efecto es "modesto pero estadísticamente significativo".

¿Qué ocurre? Una experta presentó una teoría.

"La contaminación durante el embarazo puede afectar al cerebro humano en desarrollo a través de varias vías posibles, pero no estamos seguros de cuáles son en realidad las más importantes", comentó Andrea Roberts, asociada de investigación del departamento de ciencias sociales y de la conducta de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard. "La contaminación podría hacer al cerebro más vulnerable a impactos posteriores, como el estado de ánimo de la madre y la calidad de la crianza, que sabemos que afectan al estado de ánimo, la salud mental y la conducta [del] niño. Así que quizás los cerebros de los niños expuestos a la contaminación durante la gestación son menos resistentes a los efectos de factores estresantes posteriores".

Adesman comentó que está claro que la contaminación y la depresión materna pueden afectar al desarrollo de los niños, y que no es necesario comprender de qué forma funcionan juntos "para plantear que los factores de riesgo se deben minimizar".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la contaminación atmosférica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Browse Health News

From
...
...