Dell Children’s Medical Center of Central Texas
Search
Can’t find it?
A - Z index
...

Noticias de salud en español Las diferencias de los bebés respecto al sueño se deben a los genes y al ambiente, sugiere un estudio Por Amy Norton
Reportero de Healthday

LUNES, 27 de mayo (HealthDay News) -- Un estudio reciente de gemelos sugiere que los genes podrían tener un papel importante respecto a cuánto tiempo duermen los bebés de noche, mientras que el ambiente es clave durante las siestas.

Los investigadores hallaron que entre casi mil gemelos a los que siguieron hasta los cuatro años de edad, los genes parecían explicar gran parte de las diferencias en los hábitos de sueño nocturno de los niños. Por el contrario, las siestas parecieron depender sobre todo del ambiente, sobre todo entre los niños pequeños y los niños en edad preescolar.

¿Significa esto que el tiempo que su hijo pequeño duerme de noche está fuera del control de los padres?

No, contestó la investigadora líder del estudio, que aparece en la edición en línea del 27 de mayo de la revista Pediatrics.

"[Los padres] no deben renunciar a intentar corregir una duración inadecuada del sueño o unos hábitos malos de sueño a principios de la niñez", señaló Evelyne Touchette, de la Universidad de Laval en Quebec, Canadá.

Por una parte, el estudio halló que el ambiente sí importaba en el sueño nocturno de los bebés y niños pequeños, e incluso parecía superar a los genes para los 18 meses de edad.

Los motivos de los hallazgos aún no están claros, señaló Touchette. Pero dijo que tiene sentido que el ambiente importe más a los 18 meses que a los 6 meses, cuando el desarrollo del cerebro quizás sea clave en la capacidad de los bebés de dormir de corrido por periodos más largos de noche.

Pero no hay una explicación clara sobre por qué la influencia genética se hace más potente de nuevo tras los 18 meses, planteó Touchette.

Una investigadora del sueño que no participó en el estudio señaló que en realidad no es posible dividir el sueño de los niños en preguntas de "naturaleza o ambiente".

"Todo es una interacción compleja entre los genes y el ambiente", aseguró Hawley Montgomery-Downs, profesora asociada de psicología de la Universidad de Virginia Occidental, en Morgantown.

Apuntó que no es posible determinar qué proporción de la duración del sueño de los niños se debe a los genes y qué proporción al ambiente.

Para el estudio, el equipo de Touchette dio seguimiento a casi mil gemelos canadienses cuyas madres reportaron sobre sus hábitos de sueño entre los 6 meses y los 4 años de edad. Unos 400 niños eran gemelos idénticos, lo que significa que ambos gemelos comparten todos los genes. Los demás eran gemelos fraternales, que no son más similares, en cuanto a la genética, que los hermanos que no son gemelos.

En general, estudios como este pueden ayudar a los investigadores a diferenciar las influencias de los genes frente a las del "ambiente compartido", lo que podría incluir cualquier cosa desde la dieta de las madres durante el embarazo hasta los ingresos familiares.

Cuando se trataba de las horas del sueño durante la noche, los genes parecían explicar más de la mitad de la variación entre los niños a los 30 meses y a los 4 años de edad. Los genes eran casi igual de importantes a la edad de seis meses.

La excepción fueron los 18 meses de edad, cuando el ambiente pareció explicar alrededor de la mitad de la variación entre los niños.

En cuanto a la siesta, el ambiente se convirtió en una influencia más grande a medida que los niños crecían, explicando la mayoría de las diferencias en los hábitos de los niños para los cuatro años de edad, señaló Touchette.

¿Cuál es la moraleja para los padres? "Todavía nos queda mucho por aprender sobre el sueño de los niños", planteó Montgomery-Downs.

Para muchos padres, la hora de irse a la cama dista mucho de resultar pacífica. Lograr que los niños se calmen y se duerman podría ser una batalla, y quedan otras preguntas. ¿Cuánto sueño es suficiente? ¿Se despierta el niño durante la noche con demasiada frecuencia? ¿Duerme demasiado, o demasiado poco, durante las siestas?

Montgomery-Downs dijo que no hay respuestas totalmente claras.

Los expertos han intentado crear algunos consejos generales, según lo que es típico de los niños pequeños. Según la National Sleep Foundation, los bebés de 3 a 11 meses de edad duermen en promedio de nueve a doce horas por noche (en total, no de seguido), y toman entre una y cuatro siestas al día, menos a medida que se acercan al año de edad. Un niño pequeño en promedio duerme entre 12 y 14 horas en 24 horas, y la mayoría toman al menos una siesta diurna.

Pero esto no significa que los padres deban preocuparse si sus hijos duermen un poco menos, o si no quieren hacer la siesta, aclaró Montgomery-Downs. "Solo porque la mayoría de los niños duerman en promedio cierta cantidad de horas no significa que esa sea la cantidad 'normal'", aseguró.

"Sabemos que entre los adultos hay mucha variación individual respecto a cuánto sueño necesita una persona", planteó Montgomery-Downs. Los niños también pueden variar en cuanto a la cantidad de sueño que es suficiente, apuntó. Pero no existen investigaciones que lo aseguren.

Hay cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los pequeños a dormir de noche, dijo Touchette. En un estudio, su equipo halló que los niños de cinco meses eran menos propensos a dormir durante seis horas seguidas de noche cuando sus padres los alimentaban cada vez que se despertaban.

Quedarse con el niño hasta que se duerma y cogerlo en brazos cada vez que llore tampoco son buenas ideas, advirtió Touchette.

Crear rutinas, como una hora constante para irse a dormir y una actividad calmante como leer una historia, es importante, enfatizó Montgomery-Downs.

Muchos padres intentan mantener a un niño pequeño despierto durante el día, pensando que eso les ayudará a dormir de noche. Pero esto puede resultar contraproducente, advirtió, dado que los niños demasiado cansados pueden volverse irritables o hiperactivos. "Sabemos que privarlos de la siesta no es bueno", dijo.

Sin embargo, si el niño se niega a tomar la siesta, no se le puede obligar, comentó Montgomery-Downs. En un niño de tres años, quizás sea señal de que ya ha pasado su necesidad de dormir de tarde. Y las reglas generales son iguales que para la hora de irse a la cama. Cree un ambiente constante y tranquilo para dormir, y observe qué sucede.

Más información

La National Sleep Foundation ofrece a los padres consejos para el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Browse Health News

From
...
...